Arriba Vinotinto!

lunes, febrero 09, 2009

Una de las cosas que tiene el deporte es que permite que una gran masa de gente pueda vivir logros y fracasos, alegrías y tristeza, a través de el quehacer de otras personas. Sí, suena raro eso de que mi felicidad o tristeza dependa de lo que hagan otros, pero para los que tenemos en nuestros corazones no sólo a nuestra gente querida, sino también los colores de un equipo o una selección, la cosa es así y punto.

Nosotros, los seguidores fieles de una bandera (llámense hinchas, fans, miembros, etc), los arropados por un escudo en común, podemos estar en desacuerdo sobre la actuación de nuestro equipo, sobre las decisiones que se toman, el papel que han jugado y mil otras cosas. Pero hay ámbito en el que todos coincidimos: en los sueños. Todos soñamos con las victorias y el engrandecimiento de nuestro equipo (o deportista en particular), porque eso nos haría felices. Porque por alguna razón, sus victorias son nuestras. Sus fracasos también, aunque a alguno les guste escurrir el bulto en esos momentos. Su grandeza es nuestra grandeza y su felicidad, la nuestra.

Y entre tantos sueños que tengo como hincha del fútbol, es ver a mi Vinotinto participando en un mundial de fútbol. Llevamos varios años de altibajos, de momentos grandiosos y de caídas estrepitosas... Y por fin lo hemos logrado!

Los chamos de la selección Vinotinto Sub-20* ayer lograron su pase al Mundial de Fútbol Sub-20* en Egipto!!!! sabía que ayer era el partido decisivo, contra Uruguay (que ya nos debe tener arrechera, porque los tenemos de sopita, jeje) y por las diferencias de horario debía trasnocharme pa saber qué pasó. Gracias a la tecnología puder ver en vivo la última media hora de partido por internet y hacer que se me aguaran los ojos viendo el triunfo por 3-1 ante los charrúas, firmando su clasificación y haciendo historia!
El corazón se me hincha de orgullo por mi país, por mi Vinotinto, por el fútbol y porque son otro ejemplo más que cuando se trabaja duro y se le pone corazón a lo que haces, cosas maravillosas pueden suceder. "Benditos los vientres de las madres de estos 21 muchachos" decía anoche César Farías, el DT Vinotinto, repitiendo una frase de Manuel Plasencia... nunca estuve más de acuerdo con ellos. Además, son el semillero de la selección Vinotinto absoluta, así que hay calidad para varios años más!
Ahora hay lágrimas de alegría y tenemos que disfrutarlas. Luego a seguir trabajando para que este año, cuando suene el Gloria al Bravo Pueblo en Egipto, podamos seguir escribiendo páginas hermosas en la historia.

Arriba Vinotinto!

* Sub-20 es una categoría válida para las selecciones de cualquier deporte, donde lo importante es que los jugadores tengan 20 años de edad o menos. También hay categorías como sub-17, sub-21 y creo que por encima de esa edad, ya vienen las selecciones absolutas o de mayores. No son excluyentes, por ejemplo: si un jugador tiene 19 años, puede ser convocado tanto para las selecciones sub-20 como para la de mayores. Fue el caso de Messi en las Olimpiadas de Pekin, donde las selecciones deben ser sub-21, aún cuando él también ha sido convocado por la selección absoluta de Argentina.

5 comentarios: to “ Arriba Vinotinto! so far...

  •  

    No pude ver el final del partido, sólo lo vi hasta el autogol.
    Pero al igual que tú, estoy contenta por el resultado.

  •  

    QUE BIEN!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    :)))))))))))

  • Pasquies 6:43 p. m.
     

    Yo vi el final del partido (como la media hora final) y la verdad es que también me alegré mucho por Venezuela (el país que tan bien me ha adoptado). Vamos a ver si con la Serie del Caribe y la clasificación para Egipto, los triunfos para una Venezuela mejor siguen el próximo domingo. Saludos! (Sin comentarios de mi equipo, jejeje!!! Pero se que te gusta el fútbol, y reconocerás la maravilla de fútbol que están haciendo).

  •  

    Pasquies! Al César lo que es del César! ay que estar ciego pa no ver que están jugando de puta madre!

  •  

    Parece que el Pasquies es del Barsa ¿no? jajajajaja
    Enhorabuena buena pana, no me había enterado!
    Un abrazo y salud